Número 19. Enero-Diciembre 2012

Diversidad y pluralismo religioso en un mundo globalizado

Diversity and religious pluralism in a globalized world

María-José Cano Pérez

Instituto de la Paz y los Conflictos.
Universidad de Granada.
rimon[at]ugr.es

Datos

Castilla-Vázquez, Carmen (coord.) (2011). El dialogo interreligioso: iniciativas para la gestión de la diversidad religiosa. Granada: Comares.

Reseña

Como toda obra en la que recogen varias contribuciones se puede observar que hay diferencias cualitativas entre los diversos capítulos, pero en el caso de este libro se pude señalar que el buen trabajo de la coordinadora Carmen Castilla Vázquez ha conseguido que todos ellos tengan una elevada calidad. Salvo el capítulo de Moreno Fernández todas las aportaciones tienen tamaños similares; esta anotación que puede parece baladí, no lo es pues esa proporcionalidad hace que la lectura del libro resulte realmente armónica.

El libro consta de ocho contribuciones que tratan del fenómeno religioso en el mundo contemporáneo. Este fenómeno que está afectando a todas las esferas sociales y en todos los lugares se ha convertido en un tema de importancia capital es los estudios socio-históricos, ya sean antropológicos, históricos, teológicos… de ahí el acierto de que la nómina de autores procedan de muy diversas disciplinas, y la importancia de estos estudios para, en la medida de los posible, fomentar el diálogo religioso.

En la Introducción Carmen Castilla Vázquez hace una breve presentación del contenido y objetivos del libro y continua con su propia contribución La diversidad religiosa en España: propuestas para el diálogo interreligioso (p. 7-19). Se inicia este libro con un interesante trabajo sobre la diversidad religiosa en España, que a pesar de la brevedad obligada en este tipo de obras colectivas resulta de gran interés. La autora analiza la nueva situación religiosa en España, país que ha pasado, en muy pocas décadas, de ser tener una religión nacional única y excluyente a un pluralismo religioso muy notable donde tienen cabida todas las creencias incluido el ateísmo; si bien es cierto que no todas disponen del mismo espacio legal, dada la larga tradición que la religión católica ha tenido en España.

Ante esta nueva situación Castilla plantea, acertadamente, una de las interrogantes más interesantes y difíciles: ¿cómo gestionar el pluralismo religioso existente en el espacio público? Casi a modo de colofón la autora esboza una presentación de diversas iniciativas y propuestas para el, tan necesario, diálogo religioso (yo diría cultural) en España: Alianza de Civilizaciones, Casa Árabe, Casa Sefarad-Israel (hoy sólo Sefarad-Israel) Fundación Pluralismo y Convivencia o Fundación Tres Culturas del Mediterráneo.

Jaume de Marcos Andreu en Los parlamentos de las religiones en Cataluña y la Comunidad Valenciana: fiestas de encuentro y diálogo (p. 21-31) hace una presentación de las iniciativas más importantes que en Cataluña y la Comunidad Valencia han tenido lugar en relación al diálogo religioso a raíz de la 3ª Edición del Parlamento de la religiones en el Mundo celebrado en Barcelona en 2004, que fue un hito en la larga tradición de intransigencia religiosa en España. Cómo desde el novedoso planteamiento del diálogo de todas las religiones partiendo desde un mismo nivel surgió la “Xarxa” una Plataforma de diálogo interreligioso: Cataluña, Valencia, Baleares, Andorra y el Rosellón. Marcos Andreu se basa en las teorías de Raimon Panikkar para exponer los requisitos que considera necesarios para elaborar un diálogo interreligioso vivencial, abierto, político, mítico y holístico.

Rafael Briones Gómez en su colaboración El liderazgo en las minorías religiosas andaluzas (p. 33-42) hace una interesante exposición esquematizada de los diferentes tipos de liderazgos que se generan en el marco de las distintas religiones desde un punto de vista analítico, tanto si en es grupos religiosos como en cualquier otro grupo humano. El análisis se hace por pares enfrentados: informal-formal, carismático-burocrático, centralizado-colegiado o secular-religioso. Briones finaliza su trabajo con un epílogo referido a las necesidades, dificultades y conflictos de liderazgo en las minorías religiosas andaluzas, tanto en las relaciones internas como en las que mantienen con otros grupos. La cuestión del liderazgo es considerada por el autor como uno de los retos pendientes para conseguir la normalización de los grupos religiosos minoritarios.

Francisco Jiménez Bautista en La religión como nexo social en la integración de los inmigrantes en el contexto de Granada (España): una exploración preliminar (p. 43-55) plantea el principio de identificación identitaria de las minorías inmigrantes como grupos étinicos-religiosos cuando se enfrentan a conflictos de adaptación social en los países de acogida. En su análisis utiliza la base teórica de autores tan heterogéneos como Huntington, Lederach, Bardillard, Nitzsche o Durkheim, pero sobre todo de Eliade. El logro principal de esta colaboración se encuentra en las conclusiones del autor basadas en un interesante trabajo de campo que, con rigor, presenta como una primera aproximación.

Continúa el libro con un capítulo de Agustín Moreno Fernández, La violencia en las religiones según la teoría mimética de Girard (p. 57-86) donde se hace un amplio planteamiento de la violencia que contienen y generan las religiones, a pesar del esfuerzo que hacen algunas instituciones para promover el diálogo religioso: UNESCO, Parlamento de las Religiones, etc. Moreno su discurso en la teoría mimética de Girard: universalidad de la violencia y los sacrificios, el saber práctico de la violencia, el cuestionamiento de los mitos, etc.

Las tres últimas colaboraciones presentan y analizan experiencias concretas. La primera de ellas es de la profesora de la Universidad Federico II de Nápoles Giuliana Martirani que en su interesante trabajo El modelo de desarrollo «meridiano»: elaboración de la experiencia de dialogo y mediación en el sur de Italia y en Latinoamérica (p.87-109) donde examina las experiencias místicas del diálogo ecuménico e inter-religioso, fundamentado en lo que la autora denomina “el sentido del camino”, “el sentidote la belleza” y “el trabajo femenino”.

La segunda es Retos de la cooperación interreligiosa en Colombia a favor de la paz (p. 111-129) de Fabián Salazar Guerrero la Universidad del Rosario de Bogotá, que basa su estudio en el supuesto de la propuesta de las religiones por una sociedad justa, armoniosa y pacífica, que se articula mediante la labor de diferentes grupos: Trabajos para subsanar necesidad sociales (jóvenes, marginalidad…); colectivos femeninos ecuménico; agrupaciones teológicas de estudio, etc.

Finaliza el libro con la aportación de Júlia Miranda, Os difíceis caminhos do diálogo pluralismo e tolera cia religiosos no Brasil (p. 131-156), en el que la autora trata la relaciones entre las diferentes religiones y la convivencia entre ellas, ejemplarizando sus propuestas con el caso de Brasil.

El libro es un interesante trabajo sobre un tema que está de plena actualidad y que afecta plenamente a las sociedades en el mundo contemporáneo, como es la dimensión religiosa de las mismas. Sólo resta felicitar a la coordinadora del libro, así como a los autores que con sus trabajos han contribuido a que este sugestivo obra viera la luz.