Número 31. Mayo-Agosto 2017

El Teatro Social como herramienta docente para el desarrollo de competencias interculturales

The Social Theater as a teaching tool for the development of intercultural competences

Rocío Cárdenas-Rodríguez

Universidad Pablo de Olavide (España).
mrcarrod[at]upo.es

Teresa Terrón-Caro

Universidad Pablo de Olavide (España).
mttercar[at]upo.es

Mª del Carmen Monreal Gimeno

Universidad Pablo de Olavide (España).
mcmongim[at]upo.es

El presente artículo recoge el proceso de implementación del Teatro Social como metodología participativa para el desarrollo de competencias interculturales en el ámbito universitario. A su vez, presentamos los resultados de la evaluación llevada a cabo a través del cuestionario y del grupo de discusión, para determinar si se han alcanzado los objetivos propuestos. Los resultados nos muestran que el Teatro Social fomenta las competencias interculturales, desarrolla en el alumnado una actitud crítica ante las desigualdades sociales, favorece la empatía, la sensibilidad, la escucha activa, la comunicación verbal y no verbal, y a la vez crea conciencia social tanto en los/as actores/actrices como en los/as espectadores/as. Es importante llevar a cabo metodologías docentes que fomenten la creatividad y conviertan al alumnado en agentes de cambio, y el Teatro Social es una herramienta pedagógica que favorece la participación social a partir de experiencias vividas por el alumnado en primera persona.


Fecha de recepción: 15/1/2017

Fecha de aceptación: 7/4/2017


Palabras clave: Teatro social; Competencias interculturales; Metodologías participativas; Universidad


Para citar este artículo: Cárdenas-Rodríguez, Rocío; Terrón-Caro, Teresa y Monreal Gimeno, Mª del Carmen (2017). El Teatro Social como herramienta docente para el desarrollo de competencias interculturales. Revista de Humanidades [en línea], n. 31, artículo 9, ISSN 2340-8995. Disponible en http://www.revistadehumanidades.com/articulos/146-el-teatro-social-como-herramienta-docente-para-el-desarrollo-de-competencias-interculturales [Consulta: Sabado, 24 de Junio de 2017].


Abstract: This article presents the process of implementing Social Theater as a participatory methodology for the development of intercultural competences in the University. We present the results of the evaluation carried out through the questionnaire and the discussion group, in order to determine if the proposed objectives have been achieved. The results show that Social Theater foment intercultural competences, develops in students a critical attitude to social inequalities, favors empathy, sensitivity, active listening, verbal and non-verbal communication, and at the same time creates social conscience in the actors and actresses as in the spectators. It is important to carry out teaching methodologies that foment creativity and convert students to agents of change, and Social Theater is a pedagogical tool that favors social participation based on experiences lived by students in first person.


Keywords: Social Theater; Intercultural Competences; Participatory Methodologies; University

Sumario

1. Introducción. 2. El teatro social como herramienta para la formación. 3. El teatro social para trabajar competencias interculturales. Experiencia de innovación docente. 4. Resultados de la experiencia. 5. Conclusiones. 6. Referencias bibliográficas.

Artículo

1. INTRODUCCIÓN

La experiencia docente que presentamos se ha desarrollado durante el curso académico 2016 – 2017[1], en la asignatura "La Educación Social ante la Diversidad Cultural" que se imparte en 2º curso del Doble Grado en Trabajo Social y Educación Social de la Universidad Pablo de Olavide.

Esta experiencia basada en el desarrollo del Teatro Social como herramienta docente pretende dar respuesta a la necesidad de crear espacios de participación social y de desarrollo personal de la juventud universitaria, constituyendo a su vez, una herramienta que favorece la sensibilización social ante problemas de desigualdad presentes en la sociedad actual. En nuestro caso, y en base a la asignatura donde se desarrolla el proyecto, se tratarán temas relacionados con la inmigración, problemáticas del colectivo gitano, y situación actual de los/as refugiados/as.

En su justificación teórica tenemos referentes del Teatro Social en el Teatro del Oprimido, metodología teatral sistematizada por el brasileño Augusto Boal a partir de los años 60 que supone mucho más que una tendencia teatral, actualmente Julián Boal, su hijo, sigue sus teorías desde el Brasil. Es un teatro para Humanizar la Humanidad y para transformar la sociedad. "Actores somos todos, y ciudadano no es aquel que vive en sociedad: ¡Es aquel que la transforma!" (Boal, mensaje del Día Mundial del Teatro, 2009). Según Isabel Puga (2012):

El Teatro del Oprimido es un método que permite empoderar a las personas que no reconocen en sí capacidades discursivas y críticas, permitiéndoles liberar desde el cuerpo lo que quieran decir, generando en ellos una gama más amplia de accionar y construir el mundo (...) que prepara a la gente para seguir multiplicándolo. (p. 208-209)

Cuando hablamos de Teatro Social, o teatro comunitario, no nos referimos tanto a la puesta en escena de temas de interés social, en este caso nos referimos a "Teatro de lo Social", sino a otra forma de hacer teatro según la cual el proceso de creación artística prevalece sobre el resultado artístico en sí. Aquí el Teatro, además de ser una forma artística, constituye una herramienta de conocimiento y transformación de la realidad al servicio del sujeto, de la comunidad y del entorno, definiéndose como "Teatro Social" en el que prevalece el desarrollo.

El Teatro Social tiene por objetivo la democratización del espacio teatral como lugar de expresión. Se basa en la idea de que todas y todos somos artistas y podemos usar el Teatro y otras artes como medios democráticos de transformación de la sociedad. La dramatización teatral constituye una herramienta para comprender mejor la realidad y transformarla, primero en el espacio simbólico de la escena y luego en la vida cotidiana. Tal y como indica Boal (2002), con el Teatro Social aprendemos a ver lo que tenemos en nuestra vida cotidiana y que no prestamos atención por estar inmersos en ella. Teniendo en cuenta todo lo indicado, el eje central innovador del proyecto que presentamos es la apertura de un espacio teatral en el que el alumnado universitario pueda reflexionar, analizar y transformar en escena actitudes, comportamientos y situaciones cotidianas de desigualdad, discriminación y opresión relacionadas con la situación de minorías étnicas.

2. EL TEATRO SOCIAL COMO HERRAMIENTA PARA LA FORMACIÓN

En línea con los argumentos ya presentados y siguiendo a Augusto Boal, el "Teatro Social" constituye una forma de hacer teatro que se caracteriza por el proceso de creación. El diálogo es clave en todo el proceso, pues las obras de teatro son el resultado de esta práctica entre las personas integrantes del grupo. En consecuencia, el Teatro Social subraya "el teatro como lugar de encuentro, como lenguaje, como herramienta". En el Teatro social se atiende más al proceso que al resultado y se caracteriza por hacer las cosas de una manera diferente pues como indica la socióloga Patricia Trujillo (2017) se trata de una "práctica para la transformación social no sólo una reflexión sobre ello" (s.p.).

La técnica artística en el Teatro Social, contribuye a un mayor conocimiento sobre sí mismo y sobre las realidades sociales vividas, es una herramienta no un fin en sí mismo. Es social por su intencionalidad, que es orientar las posibilidades de la creación teatral (la escucha, el ritmo, la concentración, la imaginación, la expresión corporal, verbal etc...) hacia el objetivo de comunicación, y de fortalecimiento de las comunidades y de las personas.

Esta técnica engloba múltiples características que favorecen el espíritu crítico del alumnado, conciencia la participación social y desarrollo de valores como solidaridad y coraje cívico. Según una entrevista realizada por La Fundació la Roda a Anna Caubet y Silvia de Toro, fundadoras de la asociación IMPACTAT, uno de los precursores del teatro social en España:

El teatro social es una ayuda efectiva, dinámica y participativa que fomenta la reflexión, la motivación, la participación, el espíritu crítico, la mejora de las habilidades sociales y la confianza en las propias capacidades, el trabajo en equipo, los valores como la solidaridad, el respeto, el diálogo, la interculturalidad y todo aquello sobre el que se necesite o se quiera intervenir. (Fundació la Roda, 2017: s.p.)

Las experiencias docentes que se conocen corroboran las ventajas antes mencionadas, aunque esta práctica aún no esté tan extendida como se desearía, especialmente en el ámbito universitario. Como ponen de manifiesto Tomás Motos y Antoni Navarro (2011: 13) "las estrategias dramáticas se convierten en una herramienta óptima para la formación del profesorado y la enseñanza dialógica". Incluso, Adelina Calvo, Ignacio Haya y Noelia Ceballos (2015) reivindican que estas prácticas docentes deben dejar de ser anecdóticas para ser incluidas en los planes de estudio de los grados universitarios, debido a los enormes beneficios que aporta a la formación.

En este sentido, en la Escuela de Magisterio de Vitoria-Gasteiz de la Universidad del País Vasco se ha llevado a cabo una propuesta innovadora en los planes de formación inicial del profesorado de Educación Infantil que persigue incorporar de forma progresiva herramientas dramáticas en el grado, para trabajar concretamente competencias socio-emocionales que fundamentales en la Etapa de Educación Infantil (Camino et al, 2015).

Por otro lado, Julio Barquero (2014) pone de manifiesto como el lenguaje teatral en la academia universitaria es un recurso que promueve la participación y la creatividad estudiantil. El alumnado adquiere el rol de actor/ espectador de la vida cotidiana con todo lo que ello puede suponer como agente activo, crítico y comprometido con su sociedad. Según dicho autor “El teatro es una alternativa de denuncia social, que involucra activamente a aquellos que participan directa o indirectamente del producto mostrado” (2014: 115).

Desde esta metodología, la formación del profesorado podría situarse en el paradigma crítico, crítica, sociocrítica o reconstruccionista y la influencia del contexto sociopolítico en la educación, pues la finalidad de esta perspectiva es: "promover una serie de transformaciones sociales que permitan dar una respuesta a los problemas específicos que se presentan en las comunidades contando con la participación de sus miembros" (Baelo y Arias, 2011: 118). En esta línea, Adelina Calvo, Ignacio Haya y Noelia Ceballos (2015) sitúan la experiencia docente que desarrollaron en la Universidad de Cantabria para la formación inicial, en la tradición crítica del profesorado pues tiene como finalidad la formación de educadores/as que persigan mejorar las situaciones de desigualdad e injusticias existentes en nuestra sociedad.

3. EL TEATRO SOCIAL PARA TRABAJAR COMPETENCIAS INTERCULTURALES. EXPERIENCIA DE INNOVACIÓN DOCENTE

El Teatro Social como metodología docente no se limita a ofrecer unas clases de teatro al alumnado, sino que va más allá e intenta implicar al alumnado para llegar a construir una pieza teatral a partir de la detección de problemas sociales.

La metodología utilizada en la experiencia docente que presentamos es participativa, vivencial y dialógica, a través del Teatro Social, también denominado "Teatro del Diálogo" o "Teatro-Foro", se estimula el intercambio de experiencias entre actores/actrices y espectadores/doras mediante su intervención directa en la acción teatral. Esta metodología consiste en poner en escena una situación de opresión vivida en la sociedad por personas pertenecientes a minorías étnicas para luego preguntarle al público lo que haría en esa situación. El/la espectador/a se transforma entonces en actor/actriz participando en el diálogo para la transformación de la realidad. El Teatro Social es una investigación, una pregunta al público con el fin de buscar conjuntamente alternativas a las opresiones vividas en la vida real. No es un método para dar consejos ni para enseñar la verdad inexistente sino una herramienta para favorecer el diálogo sobre las distintas verdades y la búsqueda de alternativas. El Teatro social y la creación artística como metodología docente estimulan habilidades y actitudes personales y colectivas para la vida social, y constituyen formas de aprendizaje cooperativo.

3.1. Objetivos

Partiendo de estas premisas, los objetivos que se han perseguido al implementar el teatro social como metodología didáctica han sido:

  • Favorecer en el alumnado la percepción de su propio cuerpo ya que el alumnado desarrolla un trabajo corporal, trabaja con su cuerpo, su mente, y con sus emociones.
  • Desarrollar en el alumnado la percepción sensorial. Con esta metodología se desarrolla la percepción hacia las desigualdades sociales y hace a las personas más sensibles y receptivas, ayuda a mirar la realidad con ojos diferentes.
  • Trabajar en el alumnado destrezas comunicativas y la escucha activa. Con el desarrollo de la metodología del teatro social se desarrollan destrezas tanto de expresión como de la escucha activa.
  • Favorecer en el alumnado la oralidad, la comunicación verbal. Supone la recuperación de la palabra para que el sujeto exprese todo tipo de situaciones, sentimientos, emociones mediante la voz (y mediante el cuerpo).
  • Potenciar en el alumnado el pensamiento crítico y autónomo. El teatro social fomenta el desarrollo del pensamiento crítico, a través del diálogo y la reflexión conjunta.
  • Crear en el alumnado el sentimiento de grupo en la interacción social. El teatro es un arte colectivo. La cohesión y cooperación grupal son indispensables para el desarrollo del teatro social.
  • Sensibilizar al alumnado en el sentido de lo humano y en las desigualdades sociales, conciencia social. El teatro social gira siempre alrededor de temas relacionados con la comprensión de la conducta humana y de las relaciones interpersonales. Por ello esta metodología busca sensibilizar al alumnado sobre la situación de las minorías étnicas y su transformación social.

3.2. Fases del proceso didáctico

El Teatro Social como metodología docente se ha desarrollado en las siguientes fases:

1ª FASE. Formación sobre el Teatro Social Dialógico y configuración de los grupos de teatro.

Para poder acercar al alumnado al Teatro Social es necesario desarrollar competencias cognoscitivas sobre esta metodología de intervención social, adquiriendo conocimientos teóricos que favorezcan la comprensión de esta técnica y sobre el desarrollo de la misma. Para ello se llevó a cabo una charla formativa de 2 horas impartida por la profesora del Aula de Teatro, con experiencia formativa en Teatro Social, del servicio de Extensión Cultural de la Universidad Pablo de Olavide. En esta sesión se trataron los siguientes temas: Filosofía, finalidad y objetivos del teatro social; Antecedentes y origen del teatro social; Resultados de aprendizaje del teatro social; Metodología práctica del teatro social; Elementos claves para su representación.

A su vez, se establecieron tres grupos de teatro vinculados a las líneas de Enseñanzas Prácticas y de Desarrollo (EPD)[2] y se seleccionaron los temas de la obra de teatro y las pautas para su creación. En total participaron 60 alumnos/as, 20 alumnos/as por cada grupo de teatro. El tema a representar debe centrarse en una situación de desigualdad social vivida por personas pertenecientes a minorías culturales, asignándoles a cada grupo un colectivo específico: inmigrantes, gitanos/as y refugiados/as.

2ª FASE. Creación de la obra teatral

En esta fase se desarrollan dos tareas principales: creación de la obra de teatro y ensayos. Para la creación de la obra de teatro se siguieron las siguientes directrices:

  • Reparto de funciones. En cada grupo de teatro se establecieron una serie de funciones responsabilizándose cada alumno/a de la función asignada. Las funciones que se determinaron fueron: Investigadores/as; Actrices/Actores; Director/a; Guionistas; Atrezo y Decorado; Reportaje y Fotografía. Cada alumno/a podía asumir más de una función.
  • Proceso de investigación. El alumnado con las funciones de Investigadores/as realizan una detección de necesidades entre las personas del colectivo asignado, realizando entrevistas a personas del colectivo para poder analizar sus necesidades y poder entender sus sentimientos ante las situaciones de desigualdad social. Posteriormente, los resultados de este análisis son compartidos con el grupo de teatro.
  • Selecciones de la temática a representar y creación de la obra de teatro. En base a las necesidades detectadas y a las desigualdades del colectivo se determina las situaciones a representar y su posible solución. De esta forma se crea la obra de teatro de forma colectiva incorporando a la obra elementos para favorecer la participación del público. Cada obra de teatro tiene una duración de 30 minutos.
  • Ensayos. Los ensayos son esenciales para esta metodología. No sólo se trata de repetir la obra teatral hasta alcanzar el resultado deseado, sino que este proceso de construcción y reflexión conjunta se convierte en un proceso de reflexión sobre las desigualdades que sufren el colectivo representado, una búsqueda de soluciones y propuestas de actuación para paliar estas desigualdades, y un proceso de introducción de técnicas participativas para poder crear conciencia social entre los/as espectadores. Durante los ensayos se debate sobre los recursos necesarios para hacer que la ciudadanía se conciencie y se movilice para la transformación social, por lo que se introducen en la obra elementos como: narradores que explican en algún momento datos estadísticos y normativas para entender una situación; actores/actrices que se sitúan entre el público para posicionarse y crear controversias; meter al público en el escenario para que puedan cambiar la trama de la obra en función de las posibilidades sociales que existe; fomentar un debate; etc.

3ª FASE. Representación teatral y resultados finales

En esta tercera fase se llevaron a cabo las tres representaciones teatrales en unas jornadas que se celebraron a finalizar el semestre. A estas jornadas de representación del Teatro Social asistió todo el alumnado de la asignatura y se invitó a los otros cursos de la Titulación.

El resultado de este proceso de creación artística se resume, como puede apreciarse en la tabla nº 1, en tres obras de teatro centradas en desigualdades sociales vividas por tres colectivos de minorías étnicas.

Tabla nº1. Obras representadas

Grupo 1

Gitanos/as

Grupo 2

Inmigrantes

Grupo 3

Refugiados/as

Esta obra de teatro muestra la vida de una niña gitana que vive en un contexto chabolista de exclusión social en paralelo con una niña no gitana de un barrio medio de la ciudad. Ambas niñas comparten escuela y amistad, pero se refleja en la vida diaria de ambas niñas las desigualdades que vive la niña gitana.

Se evidencia distintas escenas: en el ámbito familiar, en el ámbito escolar, en el ámbito de las relaciones con otras niñas y de mayor en el ámbito laboral.

En esta obra el público va levantando un muro con ladrillos que representan las desigualdades que van separando a las dos niñas. Al final el público tira el muro que las desigualdades han levantado gracias a la intervención de la educación social

La obra que representa el grupo 2 se contextualiza en Alemania y representa la situación de exclusión social que viven cuatro mujeres inmigrantes en Alemania procedentes de Colombia, Marruecos, Rusia y España. Estas cuatro mujeres trabajan limpiando y cada una de ellas muestra su situación en Alemania. Tienen realidades distintas, unas vienen con familias, otras no, tienen hijos, otras no, vienen por amor, por trabajo, etc. y tienen distinto nivel formativo. Pero tienen en común e rechazo, los prejuicios y la exclusión que viven por ser inmigrantes.

En esta obra al final se desarrolla un monólogo de cada una de las inmigrantes, increpando y haciendo reflexionar al público sobre cómo tratan a los inmigrantes en España y si ellos creen que nunca se verán en una situación similar.

La representación de esta obra de teatro consistió en recrear las vivencias de las personas refugiadas, que huyen de una situación de conflicto armado, a través del mar, y cómo se sienten en un campo de refugiados. A su vez, pone su centro de atención en un personaje que aparece desde el público contando que es una persona refugiada pero que su familia no ha podido salir del país, haciendo sentir al público la injusticia que viven las personas que se ven obligadas a abandonar su país y que luego son tratadas como criminales.

Fuente: Elaboración Propia

En las tres obras de teatro se utilizaron recursos para favorecer la participación de los/as espectadores/as, convirtiéndoles en algunas ocasiones en actores/actrices de la obra. También es importante señalar la importancia de la figura de el/la narrador/a, ya que es la persona encargada de: contextualizar la obra y cada escena, dar nociones teóricas de algunas cuestiones o explicar leyes importantes para entender la situación a representar, narrar algunas cuestiones importantes, motivar a los/as espectadores/as para favorecer la participación etc.

Por otro lado, en esta fase es importante la puesta en común con el alumnado de los resultados obtenidos, así como el análisis de las posibilidades de representar la obra en otros contextos, ya que es importante representar la obra en otros contextos educativos, contribuyendo así a la idea de efecto multiplicador que según Boal debe contemplarse como necesario para expandir esta práctica (Puga, 2012).

3.3. Temporalización

El desarrollo de este proceso creativo y didáctico tiene una duración total de 20 horas para cada alumno/a, utilizando para ello las sesiones de Enseñanzas Básicas (EB) y las sesiones de Enseñanzas Prácticas y de Desarrollo (EPD). Las sesiones de EB son sesiones con la totalidad del grupo de clase (60 alumnos/as) concebidas para el desarrollo de clases magistrales y de las competencias cognoscitivas, por lo que se utilizó este espacio para la Fase 1 de la charla informativa. Las EPD son espacios dedicados al desarrollo de competencias procedimentales, por lo que el grupo clase de 60 alumnos/as se divide en tres clases de EPD de 20 alumnos/as cada grupo. Estos espacios de EPD se dedicaron al trabajo de cada grupo de teatro. Por otro lado, este proceso conlleva un número importante de horas de trabajo autónomo, ya que cada grupo de teatro tiene que ensayar de forma autónoma su obra. En la tabla nº 2 se puede observar la temporalización de cada una se las sesiones:

Tabla nº 2. Temporalización del Teatro Social

FASES

SESIÓN. FECHA

EB/EPD

TOTAL DE HORAS POR ALUMNO/A

1ª Fase

Charla Formativa

Sesión 1

3 de octubre 2016

EB

2 horas

2ª Fase

Elaboración de la obra de teatro

Sesión 2

10 de octubre de 2016

EPD

2 horas

Sesión 3

13 de octubre de 2016

EPD

2 horas

Sesión 4

27 de octubre de 2016

EPD

2 horas

Sesión 5

8 de noviembre de 2016

EPD

2 horas

Sesión 6, 7, 8 y 9.

Noviembre de 2016

Trabajo Autónomo

8 horas

3ª Fase

Jornadas de Teatro Social y resultados finales

Sesión 10.

12 de diciembre de 2016

EB

2 horas

TOTAL DE HORAS POR ALUMNO/A

20 horas

Fuente Elaboración Propia

3.4. Evaluación de la experiencia. Técnica e instrumentos

Para poder medir el alcance del Teatro Social como metodología docente y conocer si se han logrado los objetivos propuestos inicialmente, se llevó a cabo una evaluación de todo el proceso con metodologías cuantitativas y cualitativas. La muestra para ambos

3.4.1. Metodología Cuantitativa

Como metodología cuantitativa se implementó la técnica de encuesta cumplimentando cada alumno/a un cuestionario final donde analizaban dos dimensiones: el trabajo en equipo y su trabajo individual dentro del grupo de teatro.

El cuestionario fue validado por dos investigadoras expertas las cuales simplificaron la herramienta para facilitar su compresión por parte del alumnado. El cuestionario está estructurado en dos dimensiones con varios ítems cada dimensión (ver tabla nº 3).

Tabla nº 3. Dimensiones e Ítems del cuestionario

DIMENSIONES

ÍTEMS

Dimensión 1.

Cómo ha trabajado el grupo

 

Todas las personas del equipo participan

Existe un reparto de funciones y tareas

Todos/as hacen propuestas

Existe una escucha activa de todo el grupo

Favorecen la intervención de todos/as

Comprenden las dificultades (miedos, timidez, oralidad, escasez de tiempo) de algunos de sus miembros y ayudan a superarlas

Motivación. Están motivados y/o se motivan unos a otros

Buscan entre todos/as alternativas y recursos para la puesta en escena

Son respetuosos/as con los sentimientos de los demás

Trabajan analizando críticamente las situaciones que analizan

Dimensión 2.

Trabajo individual dentro del grupo de teatro

He participado realizando propuestas

He mantenido una escucha activa

He intentado superarme en las actividades, he buscado mejorar y aprender

He ayudado a los/as compañeros/as

He mantenido una actitud constructiva (crítica y propuesta de mejora)

He estado motivado/a, interesado/a, haciendo preguntas

He buscado información y recursos fuera del aula para la mejora del grupo

He asistido con regularidad a las sesiones

Fuente: Elaboración Propia

3.4.2. Metodología Cualitativa

En relación a la metodología cualitativa se desarrolló una sesión de debate plenaria con los/as participantes de la experiencia. Para la recogida de la información se utilizó el cuaderno de notas y una reflexión final que cada alumno/a entregó al finalizar la sesión. Se debatieron sobre las competencias adquiridas con esta experiencia formativa dando respuesta a las siguientes cuestiones guía:

−  ¿Qué te ha aportado el teatro social a tu forma de analizar las desigualdades sociales?

−  En la relación con tus compañeros/as y con el público ¿te han ofrecido alternativas que no contemplabas y te han ayudado a tener otra visión sobre la realidad? ¿te han ayudado a contemplar otros procesos de intervención y alternativas para el cambio social?

−  ¿De qué manera este proceso formativo (teatro social) ha contribuido en tu escucha activa? ¿en tus relaciones interpersonales? ¿en tu creatividad? ¿en tu autoestima? ¿en tu emotividad? ¿en la comunicación verbal?

− ¿Crees que el Teatro Social sirve para favorecer la mirada crítica, la crítica constructiva y la toma de decisiones?

− ¿Te ha ayudado para comprender mejor las situaciones que viven las personas del colectivo representado?

− ¿Te ha ayudado para ponerte en el lugar de otro? ¿para crear empatía?

−  ¿Consideras que es un buen método para favorecer la transformación social participativa? ¿crees que favorece la participación ciudadana? ¿crees que crea conciencia social?

−  ¿Cómo te has sentido a lo largo de la experiencia?

−  ¿Qué elementos podrían mejorarse para el próximo curso?

A continuación, presentamos los resultados más representativos de esta experiencia innovadora.

4. RESULTADOS DE LA EXPERIENCIA

Para analizar los resultados obtenidos en esta experiencia de innovación docente estableceremos los datos en función de las dos dimensiones establecidas: cómo ha trabajado el grupo y cómo ha trabajado el alumnado dentro del grupo. A su vez se determinarán qué ha significado el teatro social en su proceso formativo como educadores/as sociales.

En relación al cuestionario, podemos establecer que el teatro social comometodología docente ha conseguido cohesionar el grupo de trabajo ya que el 100% de alumnado sostiene que han aprendido a repartir las funciones y roles; el 97.87% manifiestan que se ha fomentado el respeto a los sentimientos de otras personas; el 93.62% del alumnado indican que esta metodología les ha ayudado a analizar críticamente las situaciones que les rodea y las desigualdades sociales; y el 91, 49% del alumnado consideran que han aprendido a buscar soluciones entre todos, contando con la opinión de los demás.

En cuanto a la motivación, si el teatro social fomenta la motivación para participar, el 93, 62% del alumnado manifiestan haberse sentido motivados, aunque encontramos un reducido número de alumnos/as, un 6,38%, que no se han sentido motivados, por lo que podemos afirmar que en el proceso también nos hemos encontrado con determinados/as alumnos/as que no se sienten motivados en los procesos de participación grupal. Esto también puede estar condicionado al nivel de participación en el grupo, ya que el 85.11% manifiesta que todo el alumnado ha participado de forma activa pero el 14.89% ha indicado que la participación y compromiso con el grupo de teatro ha sido un poco desigual. En este sentido, se deben de articular fórmulas para trabajar más la participación activa de todas las personas del grupo, y de esa forma podemos también fomentar la motivación de todos sus miembros. Es importante el fomento de la escucha activa y de la intervención de todas las personas del grupo ya que han sido las cuestiones que el alumnado ha considerado que se debe trabajar más.

Tabla nº 4. Resultados del cuestionario

EL TEATRO SOCIAL HA CONSEGUIDO QUE…

Todas las personas del equipo participen

85.11%

Exista un reparto de funciones y tareas

100%

Todos/as hagan propuestas

63.83%

Exista una escucha activa de todo el grupo

74.47%

Favorezca la intervención de todos/as

82.98%

Comprendan las dificultades de algunos de sus compañeros/as y ayudan a superarlas

82.98%

Motivación. Están motivados y/o se motivan unos a otros

93.62%

Busquen entre todos/as alternativas y recursos para la puesta en escena

91.49%

Sean respetuosos/as con los sentimientos de los demás

97.87%

Trabajen analizando críticamente las situaciones que analizan

93.62%

Fuente: Elaboración Propia

En cuanto a las competencias adquiridas por el alumnado de forma individual a través del teatro social podemos establecer que el 97.87% del alumnado ha indicado que esta metodología le ha servido para favorecer la escucha activa, superarse en las actividades, mejorarse día a día, y fomentar la asistencia a clase. Por otro lado, el 95.74% del alumnado manifiesta que se ha fomentado la ayuda mutua entre los/as compañeros/as, y el 89.36% consideran que ha aprendido a mantener una actitud constructiva y a realizar propuestas de mejoras.

Sin embargo, por los resultados obtenidos podemos introducir elementos de mejora en la búsqueda de recursos fuera del aula y fuera del grupo de clase. A pesar de que en el proceso se realice un análisis de la realidad en los colectivos trabajados, el reparto de roles y funciones conlleva a que este proceso sólo lo realicen algunos miembros del grupo, por lo que el resto no tiene contacto directo con esa realidad. Esta cuestión debe ser tenida en cuenta como elemento de mejora para nuevas propuestas docentes.

Tabla nº 5. Resultados del trabajo individual

EL TEATRO SOCIAL HA CONSEGUIDO QUE…

Participe realizando propuestas

82.98%

Mantenga una escucha activa

97.87%

Me supere en las actividades, he buscado mejorar y aprender

97.87%

Ayude a los/as compañeros/as

95.74%

Mantenga una actitud constructiva (crítica y propuesta de mejora)

89.36%

Haya estado motivado/a, interesado/a, haciendo preguntas

78.72%

Haya buscado información y recursos fuera del aula para la mejora del grupo

72.34%

Haya asistido con regularidad a las sesiones

97.87%

Fuente: Elaboración Propia

En relación con los objetivos propuestos, podemos afirmar que el teatro social ha favorecido la percepción sensorial del alumnado hacia las desigualdades sociales, ha desarrollado la sensibilidad ayudando a mirar la realidad con ojos diferentes. A su vez, es una metodología que fomenta el sentido de lo humano y la conciencia social ya que según el alumnado se han sensibilizado sobre las situaciones de las minorías étnicas y la importancia de participar en el cambio social. Sin duda alguna, esta experiencia de innovación ha potenciado en el alumnado el pensamiento crítico y autónomo fomentando pensamiento crítico, a través del diálogo y la reflexión conjunta. Según comentarios expresados en la sesión de debate:

“…hacernos cómplices y protagonistas de las situaciones hace que lo veamos desde un punto de vista más crítico e invita a la reflexión. Nos ayuda a tener presente que detrás de una desigualdad social hay personas, personas diferentes con una historia única”. (Alumno23–A23)

El teatro social como metodología didáctica hace que el alumnado se ponga en el lugar de las personas que sufren determinada exclusión social, hace que conozca su realidad y su forma de sentir, por lo que favorece la empatía y la conciencia social. Ayuda a analizar las desigualdades sociales de una forma más cercana, más vivencial.

“Te hace ponerte en situaciones y pensar en ellas de una forma que nunca había hecho, (…) me ha hecho mucho más empática y consciente de su situación”. (A11)

“Es una oportunidad para nosotras de alguna manera ponernos en la piel de las personas que son víctimas de esta desigualdad social y esto nos ayuda a empatizar y sensibilizar con su forma de sentirse”. (A5)

“En todo momento me he sentido parte de dicha desigualdad, cosa que resulta de gran utilidad a la hora de comprender e intervenir en la problemática social. (A28)

A su vez, ha favorecido la construcción de una crítica constructiva participativa ya que el alumnado ha construido de forma conjunta distintas situaciones, las analiza e intenta darle solución a las desigualdades sociales que representa:

“Fomenta la concienciación de vivir en una sociedad con desigualdades y la necesidad de transformarla con hechos muy sencillos. Además de fomentar que las personas desarrollen su mente crítica y su participación a la sociedad” (A42)

Podemos afirmar que el teatro social es una metodología que favorece la transformación social participativa puesto que fomenta la participación ciudadana ante una problemática social por el hecho de hacer partícipe al público de una situación de exclusión social. Es una metodología que crea conciencia social y consigue “remover” la conciencia de los/as actores/actrices y de los/as espectadores/as.

En relación a los objetivos que buscan el fomento de las competencias comunicativas podemos afirmar que el teatro social ha conseguido desarrollar en el alumnado destrezas comunicativas, la escucha activa, la oralidad y la comunicación verbal. Durante todo el proceso el desarrollo de la escucha activa ha sido fundamental, así como la oralidad ya que el alumnado tenía que trabajar la locución verbal y la comunicación no verbal, para poder transmitir los sentimientos y emociones de las personas pertenecientes a minorías étnicas que sufrían distintas situaciones de exclusión y discriminación social.

“La comunicación verbal ha mejorado en cuanto que he tenido que proyectar mi voz al público y pronunciar lo más claro posible. Además, el tono tenía que depender del estado de ánimo y el contexto en el que se encontraba la persona a representar.” (A5)

“Esta actividad ha contribuido a mi escucha activa porque implica estar atenta a toda intervención que haga cualquier compañera, y si se ve oportuno, ir aportando más propuestas. Dicha escucha, lleva a correctas relaciones interpersonales, donde nos hemos respetado las unas a las otras.” (A11)

Otra de las cuestiones que se han trabajado a través del teatro social ha sido el desarrollo en el alumnado de la percepción de su propio cuerpo ya que el alumnado ha llevado a cabo un trabajo corporal, ha trabajado con su cuerpo, su mente, y con sus emociones.

“El teatro social ha ayudado a expresar con emociones y con nuestro cuerpo lo que realmente sentimos y opinamos sobre las desigualdades que sufren las personas de minorías étnicas que representamos.” (A37)

“Respecto a los sentimientos y las emociones, la actividad te hace ser mucho más sensible ante estas cuestiones sociales, por lo que te centras en las emociones propias y también en las emociones que quieres hacer llegar a los demás, como ya he comentado.” (A4)

Uno de los elementos que han surgido a raíz de las aportaciones del alumnado en la sesión de debate ha sido el desarrollo de su creatividad. Según nos indica el alumnado, el teatro social ha sido crucial para el fomento de su creatividad, una cuestión muy poco fomentada en el ámbito universitario donde la teoría y las competencias cognitivas están dejando al margen el desarrollo de competencias creativas. Esta experiencia de innovación ha conseguido poner a la creatividad en el centro del proceso formativo dentro del ámbito universitario. A su vez, ha sido una metodología que ayuda al desarrollo de la autoestima y favorece la motivación y la participación del alumnado.

“Considero más que necesario que este método se incluya en las instituciones educativas desde edades tempranas, no sólo como espectadores, sino como creadores de estos teatros, (...) es una actividad diferente que promueve aspectos tan importantes como el trabajo en grupo, la autonomía, la confianza en uno mismo y la creatividad”. (A28)

“(...) me ha resultado una actividad innovadora y motivadora en la que las protagonistas éramos nosotras. Por ello, me he sentido motivada y he intentado dar lo mejor de mí, no con el objetivo de conseguir una puntuación más alta, sino de que mis aportaciones fuesen útiles para que el teatro saliese bien”. (A16)

“(...) la creatividad, la cual tenemos casi siempre olvidada y no hacemos nada para darle uso. Esta actividad nos ha ayudado a mejorarla”. (A5)

 “Una de las cosas que más he desarrollado ha sido también la creatividad, ya que estábamos continuamente alternativas y más opciones para que el teatro llegara más al público e intentar que la idea que teníamos, hacerla llegar al espectador”. (A3)

“Con respecto a la creatividad, se ha ido incrementando ya que es necesario tener una mente abierta para poder escribir y reflexionar sobre los temas tratados, en los que es necesario hacer llegar bien la información al espectador, pero sobre todo, crear situaciones donde se puedan transmitir esos sentimientos”. (A40)

“(...) hablando de la autoestima el teatro social hace que tengas una buena autoestima, ya que todo el mundo en la actividad ha tenido un rol asignado, por lo que nadie se ha sentido excluido e "inútil". Aclaramos en uno de los ensayos que todo el mundo era imprescindible, ya que si uno fallara, aunque fuera la persona del attrezzo algo no iba a ir tan bien”. (A5)

Otro de los objetivos conseguido con el teatro social ha sido el desarrollo en el alumnado delsentimiento de grupo en la interacción social, la cohesión y la cooperación grupal. Según el alumnado, el teatro social ha favorecido la cohesión grupal sobre todo al tener que trabajar con un grupo de 20 personas, una competencia que nunca habían trabajado ya que los grupos de trabajo en la universidad normalmente no superan las cinco personas. Esta experiencia ha favorecido en el alumnado la toma de decisiones en grupo, las relaciones interpersonales, y ha tenido un impacto en el resto de asignaturas ya que al desarrollar la cohesión grupal han trabajado mejor en otras actividades.

5. CONCLUSIONES

A partir de los resultados expuestos, podemos afirmar que el teatro social es una metodología docente novedosa en el ámbito universitario que favorece el desarrollo de competencias interculturales, entendiendo por éstas, aquellas habilidades cognitivas, afectivas y prácticas necesarias para desenvolverse eficazmente en un medio intercultural (Díaz – Aguado, 2003). Para poder desarrollar en el alumnado competencias interculturales es importante trabajar la Sensibilidad Intercultural, la Conciencia Intercultural y la Destreza Social.

Con el teatro social hemos conseguido desarrollar en el alumnado la sensibilidad intercultural ya que según los resultados esta metodología consigue fomentar la autoestima, la apertura mental, la empatía, la sensibilidad ante los sentimientos de los demás, y la escucha libre de juicios y prejuicios.

A su vez, se ha trabajado la conciencia intercultural ya que el alumnado ha tomado conciencia de los rasgos culturales significativos y qué rasgos culturales están estereotipados, y también han tomado conciencia de cómo otra cultura siente desde su propia perspectiva, se han puesto en la piel de personas que pertenecen a minorías étnicas.

En cuanto a la destreza social, han desarrollado una serie de habilidades sociales como la escucha activa, la comunicación verbal y no verbal, la expresión de las emociones, etc., que favorecen la comunicación intercultural.

En síntesis, el teatro social en el contexto de la diversidad cultural favorece la mirada crítica ante las desigualdades sociales y la discriminación de las minorías étnicas, desarrolla en el alumnado el análisis crítico de los patrones culturales, ayuda a mirar con otros ojos la realidad que nos rodea. Es una metodología que favorece el análisis de los prejuicios y los estereotipos favoreciendo las relaciones interculturales desde un plano de igualdad. A su vez, el teatro social fomenta las habilidades de interacción y de comunicación interpersonal, la escucha activa y la participación social.

El teatro social es un proceso que analiza las relaciones de poder en la sociedad, forma al alumnado a través del fomento de la creatividad, ya que ellos seleccionan, contextualizan, ponen en escena conflictos y desigualdades sociales de las minorías étnicas que están presentes en la sociedad. Tal y como hemos comprobado, es una metodología que favorece los procesos de empoderamiento tanto de los/as actores/actrices como de los/as espectadores/as, a través de este proceso de participación creativa se crea conciencia social sobre las situaciones de exclusión y desigualdad, convirtiéndose en agentes de cambios, de transformación social.

Tal y como nos ha indicado el alumnado participante en este proyecto de innovación, el teatro social constituye:

“una forma alternativa, que aporta otras muchas cosas en comparación a únicamente estudiar teoría sobre el colectivo o hacer una mera exposición del tema, por lo que, podemos decir que acerca a las personas a la realidad de las minorías étnica y de los colectivos desfavorecidos”. (A16)

En el ámbito universitario es importante implementar metodologías alternativas e innovadoras que favorezca el acercamiento a la sociedad, que ayude a conectar las aulas universitarias con la realidad social donde intervenir, buscar nuevos escenarios y contextos de aprendizaje motivadores, y el teatro social es una metodología docente que favorece ese acercamiento con la realidad multicultural.

Por otro lado, el desarrollo de las competencias actitudinales e interpersonales a través del Teatro Social favorece en el alumnado valores como la solidaridad, la participación social del alumnado y su implicación en actividades culturales y de dinamización social que se desarrollan tanto en el ámbito universitario como en otros espacios culturales.

5. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Barquero, J. (2014). Perspectiva práctica del humanismo: teatro social experimentado por estudiantes universitarios del Centro de Estudios Generales. Revista Nuevo Humanismo, Vol. 2 (1), Enero-junio, 107-117,  http://dx.doi.org/10.15359/rnh.2-1.8

Boal, A. (2002). Juego para actores y no actores. Barcelona: Alba.

Boal, A. (2009). A Estética do Oprimido. Rio de Janeiro: Garamond y Funarte.

Calvo, A; Haya, I y Ceballos, N. (2015). El Teatro Foro como estrategia pedagógica promotora de la justicia social. Una experiencia de formación inicial del profesorado en la Universidad de Cantabria. Revista Interuniversitaria de Formación del Profesorado, 82 (29.1), 89-107.

Camino, I.; Zelaieta, E., Alvarez, A. y Tresserras, A. (2015). Un reto innovador en la formación inicial del profesorado de Educación Infantil: la obra teatral Kubik. Profesorado: Revista de Currículum y formación del profesorado, vol 19, (2), 429-440, http://www.ugr.es/local/recfpro/rev192COL11.pdf

Díaz–Aguado, M. J. (2003). Educación Intercultural y aprendizaje cooperativo. Madrid: Pirámide.

Fundació La Roda (10 de enero de 2017). El teatro como herramienta de reflexión y transformación social. [Entrevista Anna Caubet y Silvia De Toro. Impactat Intervencions Teatrals]. Recuperado de http://www.fundaciolaroda.cat/es/node/175

Motos, T. y Navarro, A. (2003). El papel de la dramatización en el currículo. Revista Articles, (nº 29), 10-28.

Motos, T.; y Navarro, A. (2011). Máscaras educativas detrás de la tiza. Experimentando estrategias del Teatro del Oprimido en la formación permanente del Profesorado para la reflexión sobre la práctica educativa. Ricerche di Pedagogia e Didattica, 6, (1), 1-14. Doi: 10.6092/issn.1970-2221/2180.

Puga, I. (2012). Teatro del Oprimido: dispositivo crítico para la Psicología Social Comunitaria. Revista Sociedad & Equidad, (nº 3), Enero, 195-210,  http://www.sye.uchile.cl/index.php/RSE/article/viewFile/18251/19200

Trujillo, P. (10 de enero de 2017). En el teatro social jugamos a transformar la realidad. El nuevo destino es un estado de equidad, de equilibrio en constante movimiento [Mensaje de un blog]. Recuperado de  http://teatrosocialycomunitario.blogspot.com.es/p/teatro-social.html


[1] Investigación desarrollada en el marco del Proyecto de Innovación docente aprobado por Resolución Rectoral de 14 de julio de 2016 que aprueba la convocatoria de la  acción 2, destinadaal diseño y aplicación de nuevas metodologías docentes y evaluadoras, prioritariamente enfocadas a la formación en competencias, integrada en el Marco del Plan de Innovación y Desarrollo Docente, de la Universidad Pablo de Olavide, curso 2016/2017. 

[2] Ámbito de actividad docente con grupos reducidos de estudiantes (entre 15-20 estudiantes) en el que se trabaja de forma práctica contenidos que se vienen desarrollando en las Enseñanzas Básicas (EB) con grupos de 60 estudiantes aproximadamente. Esta estructura responde al marco de ordenación docente de la Universidad Pablo de Olavide para asignaturas clasificadas con el modelo docente B1 (60% en EB y 40% EPD) en el que se clasifica la asignatura donde se ha desarrollado la experiencia, “La Educación Social ante la Diversidad Cultural”, y que contaría con 1 línea/grupo de Enseñanza Básica y 3 líneas/grupos de Enseñanzas Prácticas y de Desarrollo.