Número 31. Mayo-Agosto 2017

Adquisición y desarrollo de competencias docentes en el Prácticum del Máster de Secundaria: las actividades de aprendizaje y la tutoría

Acquisition and teaching competences development in the Master’s Degree in Secondary Education Practicum: learning activities and tutorship

Raúl González Fernández

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED).
raulgonzalez[at]edu.uned.es

Ana María Martín-Cuadrado

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED).
amartin[at]edu.uned.es

Eladio Bodas González

UNED. Centro Asociado de Sevilla (España).
ebodas[at]sevilla.uned.es

El Prácticum es un momento clave en la formación inicial docente de los estudiantes del Máster de Formación del Profesorado, especialmente por el acercamiento a contextos profesionales de la función docente y como inicio del proceso de socialización laboral. El Prácticum se divide en dos asignaturas, Prácticum I y Prácticum II. En esta investigación, realizada en el Prácticum II, y con una muestra de estudiantes que abarca desde el curso académico 2010-2011 hasta el 2015-2016, se pretendía determinar, por un lado, la importancia que tienen la realización de las actividades de aprendizaje en la adquisición de competencias docentes; por otro lado, conscientes de la importancia que tiene la acción tutorial en el desarrollo del aprendizaje, interesaba conocer su grado de influencia. Siguiendo una metodología mixta, se ha podido constatar que la doble acción tutorial propia de la UNED (profesor tutor del centro asociado coordinado por el equipo docente de la sede central y el tutor profesional del centro de prácticas), así como el tipo de actividades de aprendizaje (diario, programación y unidad didáctica), tienen una notable relevancia en la adquisición de las competencias, especialmente en: innovación docente, evaluación y competencia tecnológica-comunicativa.


Fecha de recepción: 2/2/2017

Fecha de aceptación: 24/4/2017


Palabras clave: Tutorización; Actividades de aprendizaje; Prácticum; Máster Secundaria; Competencias docentes


Para citar este artículo: González Fernández, Raúl; Martín-Cuadrado, Ana María y Bodas González, Eladio (2017). Adquisición y desarrollo de competencias docentes en el Prácticum del Máster de Secundaria: las actividades de aprendizaje y la tutoría. Revista de Humanidades [en línea], n. 31, artículo 8, ISSN 2340-8995. Disponible en http://www.revistadehumanidades.com/articulos/145-adquisicion-y-desarrollo-de-competencias-docentes-en-el-practicum-del-master-de-secundaria-las-actividades-de-aprendizaje-y-la-tutoria [Consulta: Sabado, 24 de Junio de 2017].


Abstract: The Practicum is a key moment in the initial educational training of Teacher Education Master’s students, given its approach to professional contexts of the training function and its role as a start of the labour socialization process. The Practicum is divided into two courses, Practicum I and Practicum II. In this study, which was conducted in Practicum II with a sample of students ranging from academic year 2010-2011 to 2015-2016, the objective was to determine, on the one hand, the influence of carrying out learning activities on the acquisition of teaching competences; and on the other hand, the degree of influence of tutorial action, being aware of its importance in the development of learning. Using a mixed methodology, it was revealed that the double tutorial action of the UNED (professor mentor from the associated centre coordinated by the education team of the central headquarters and professional mentor from the practicum centre), and the type of learning activities (journal, programming and didactic unit), had a significant influence on the acquisition of competencies, especially in: teaching innovation, evaluation and technological-communicative competence.


Keywords: Mentoring; Learning activities; Practicum; Master’s in Secondary Education; Teaching competencies

Sumario

1. Introducción. 2. Metodología. 3. Resultados. 4. Discusión y conclusiones. 5. Bibliografía.

Artículo

1. INTRODUCCIÓN

El Máster de Formación del Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato, Formación Profesional y Enseñanza de Idiomas (Máster de Secundaria), supone para los futuros docentes de estas etapas educativas, no solo el abordaje de la formación psicopedagógica básica para el desarrollo de la futura profesión docente y adquisición de competencias básicas, sino también el inicio del proceso de socialización laboral a través del contacto directo con situaciones reales de enseñanza-aprendizaje (Bodas et al., 2016).

En todo este proceso de formación y socialización laboral el Prácticum, entendido como el periodo de "formación que los estudiantes universitarios (de grado o posgrado) realizan fuera de la universidad en contextos profesionales reales" (Zabalza, 2013: 19), es un aspecto formativo fundamental (González Sanmamed, 2015). El Prácticum, como elemento de encuentro con la realidad, es un momento privilegiado para el aprendizaje y el desarrollo de la futura práctica educativa (González y Medina, 2017), además de ser considerado desde el Espacio Europeo de Educación Superior un punto esencial para la adquisición y desarrollo de las competencias necesarias para el ejercicio de la profesión docente (García-Vargas et al., 2016). En este sentido, Vaillant y Marcelo (2015) perciben las prácticas profesionales como el componente estrella de la formación inicial docente.

En el caso de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) el Prácticum del Máster de Secundaria se desarrolla a través de dos asignaturas (Tabla 1):

Tabla 1. Panorámica general del Prácticum en el Máster de Secundaria de la UNED

Temporalización

Actividades de aprendizaje

Prácticum I: Contextualización

Primer cuatrimestre; 4 ECTS.

Elaboración de su Plan Inicial de Prácticas (PIP).

Análisis de las características del centro y del contexto socioeducativo en el que está ubicado.

Análisis de la dinámica del centro y aula.

Reflexión y valoración de la experiencia.

Prácticum II: Intervención docente en la práctica de cada especialidad docente

Segundo cuatrimestre; 8 ECTS.

Elaboración de una Programación General Anual.

Confección del diario de aprendizaje.

Desarrollo de una Unidad Didáctica (Memoria de la especialidad).

Nelson (1990) identifica tres etapas clave en la socialización laboral: socialización anticipatoria; encuentro; cambio y adquisición del rol profesional. En este sentido, Bodas et al. (2016) indican que cuando los estudiantes se incorporan a un centro de prácticas lo hacen ya con una determinada representación mental de la profesión docente, de sus exigencias y requerimientos, de las dificultades para un desempeño eficaz y de las compensaciones que su ejercicio reporta (etapa de socialización anticipatoria). El Prácticum les va a brindar la oportunidad de contrastar y ajustar esa información previa a través del contacto y el encuentro directo con la realidad profesional (etapa de encuentro). Su incorporación a un centro educativo en calidad de futuros docentes, les va a obligar a poner en juego sus recursos y habilidades, sus conocimientos y actitudes para dar respuesta a las demandas concretas del centro, aula y alumnado (etapa de cambio y adquisición del rol profesional). En definitiva, el Prácticum permite a los próximos profesionales de la educación desarrollar, construir y poner en acción las competencias más demandadas en la actividad educativa diaria, dando contestación a los actuales requerimientos de la cambiante sociedad del conocimiento y ajustada respuesta a la complejidad de los diversos contextos y escenarios educativos.

El dominio de las competencias por parte del futuro profesorado es un elemento clave para el desempeño de una buena práctica docente (González y Medina, 2017) y, por tanto, en la consecución de una educación de mayor calidad y mejora de los aprendizajes de sus estudiantes (Gento et al., 2016; Gento y González, 2014). Competencias, cuyo verdadero valor reside, según López Gómez (2016: 319), "en sus posibilidades de avance, integración y búsqueda continua de un saber integral e integrado que permite aprender y seguir aprendiendo en un escenario mundial y globalizado", adaptando "los conocimientos teóricos y el repertorio de habilidades a las exigencias de cada contexto de aplicación" (López Rupérez, 2015: 287). Investigaciones recientes sobre esta temática, concluyen que las principales competencias a desarrollar en los futuros docentes se asientan en torno a la didáctica, la planificación, tutoría, evaluación, innovación e investigación, elaboración y diseño de medios didácticos, competencia comunicativa y tecnológica (Domínguez y García, 2012; Medina y cols., 2013; Medina et al., 2013a).

Bodas et al. (2016) señalan que en este proceso de adaptación al ámbito educativo y de adquisición y desarrollo de las competencias básicas para el desempeño de la futura función docente, que supone el Prácticum, donde la experiencia es fundamental para el desarrollo de las mismas (Tejada y Ruiz, 2013), tienen una gran relevancia las actividades de aprendizaje propuestas por el equipo docente de la universidad y los recursos puestos a disposición de los estudiantes, para que puedan responder de manera adecuada a las demandas y tareas propias del rol docente y las derivadas de las relaciones interpersonales (Nelson, 1990), siendo imprescindible una estrecha conexión y reciprocidad entre la universidad y los centros educativos de prácticas (Santos y Lorenzo, 2015). Zabalza (2013) indica que las prácticas acercan al estudiante a la práctica, pero que es una simulación de la realidad. Las actividades de aprendizaje constituyen una aproximación al contexto profesional del docente, y cuanto más cercanas sean a la realidad, mayor acercamiento entre los dos mundos.

Las actividades de aprendizaje propuestas, en el caso de la UNED por el equipo docente de la sede central, tienen que estar basadas en la práctica docente diaria desarrollada en las aulas, estableciendo una estrecha conexión entre teoría y práctica docente (Sureda-Negre et al., 2016); deben fomentar la práctica reflexiva (Ayuste et al., 2016); contribuir al desarrollo de experiencias formativas significativas que faciliten el conocimiento del entorno y contexto concreto de actuación, la innovación, investigación y colaboración (González y Medina, 2017). A este respecto, resulta interesante la realización de programaciones y unidades didácticas que conecten la teoría con la actuación real en el aula, así como el desarrollo de diarios, portfolios y e-portfolios que posibiliten la recopilación de las evidencias en la adquisición de competencias (Corral y Cacheiro, 2016) y propicien la reflexión, la investigación y la comprensión de la realidad educativa (Rodríguez Marcos, 2002), con la finalidad de que el estudiante sea el verdadero artífice de su propio aprendizaje y pueda expresar, también, sus fortalezas y debilidades (González y Medina, 2017).

Entre los recursos que la universidad tiene para facilitar la formación de los futuros docentes destaca el desempeño de la acción tutorial, que según Martínez y Raposo (2011a: 98), representa un “papel clave no sólo en cuanto a la formación inicial del futuro profesional sino también en su desarrollo profesional posterior”. En el caso de la UNED, ésta es una función compartida entre el tutor profesional del centro de prácticas y el profesor tutor del centro asociado, coordinada por el equipo docente de la sede central, con funciones diferentes pero claramente complementarias (Bodas et al., 2016), entre los cuales debe existir una estrecha relación profesional y compromiso conjunto de trabajo como piezas clave dentro de la estructura organizativa del Prácticum: ambas figuras deben contar con una adecuada preparación personal y experiencia profesional en el desarrollo de esta tarea, para, de manera conjunta, mediar de manera eficaz en la formación de los futuros docentes (Tejada y Ruiz, 2013). En una línea similar, Santos y Lorenzo (2015: 272) insisten en la importancia de la supervisión de los estudiantes en prácticas por parte de ambas figuras, siendo primordial implicar "al profesorado con experiencia y disposición, tanto en la universidad como en los centros escolares asociados".

El tutor profesional del centro de prácticas debe asumir, según Martínez y Raposo (2011b), dos tipos de funciones: una de carácter pedagógico y otra de tipo psicológico. En el primer caso, el mentor debe informar a los estudiantes en prácticas sobre aspectos generales del centro, su organización y sus documentos de planificación; facilitar el conocimiento de la normativa y otros materiales necesarios para la elaboración de la programación por competencias; proporcionarle herramientas y recursos metodológicos propios de la materia de su especialidad. En el caso de la ayuda psicológica, el tutor profesional debe transmitirle confianza y seguridad; mostrar interés por la formación del futuro docente a través de una relación de trabajo abierta y de confianza; presentar una actitud de disponibilidad para cualquier consulta o ayuda que pueda necesitar el estudiante en prácticas.

Por otra parte, el profesor tutor del centro asociado, como enlace entre el equipo docente de la sede central y el centro de prácticas, es otra pieza fundamental del engranaje (González-Garzón y Laorden, 2012), debiendo tener una adecuada formación y especial compromiso para el seguimiento individual de los alumnos en prácticas, asesoramiento personal y tutoría. Su rol es fundamental, ya que debe proporcionar experiencias formativas y "un espacio y un tiempo de formación de competencias pedagógica y curricular, de investigación y reflexión supervisadas" (Tejada y Ruiz, 2013: 103), promoviendo el flujo bidireccional entre conocimiento teórico y actuación práctica (Domingo Roget, 2013).

Si bien son escasas las investigaciones que vinculan el desarrollo de competencias profesionales, proceso metodológico, actuación tutorial y el Prácticum (Cid et al., 2011), en los últimos años se ha incrementado el número de estudios que abordan de manera conjunta esta temáticas.

Cardona et al. (2011) realizaron una investigación en el Prácticum del Máster de Secundaria, cuyo objetivo era determinar el nivel de competencias adquiridas por los estudiantes tras la superación de la materia y ponderar la adecuación del proceso metodológico seguido por el equipo docente. El estudio concluye afirmando que, durante el desarrollo del Prácticum, los alumnos han avanzado, especialmente, en la competencia comunicativa, planificación, empatía e interacción, entre otras. No obstante, se detectaron carencias en el desarrollo de la competencia tecnológica. En relación al proceso metodológico seguido, se plantea la necesidad de profundizar en los seminarios impartidos por los profesores tutores a lo largo del período de prácticas, ofreciendo materiales y contenidos que favorezcan la reflexión, el intercambio de experiencias y el aprendizaje compartido.

Este hecho ha sido también señalado por López Gómez (2011), quien insiste en la importancia de los seminarios de reflexión docente durante el desarrollo del Prácticum del Máster de Secundaria como un elemento clave en la formación de los futuros profesionales: "La intención de estos seminarios es acompañar a los estudiantes en su periodo formativo práctico y crear un ambiente reflexivo-colaborativo, en el cual intercambiar experiencias sobre la iniciación a la práctica docente" (López Gómez, 2011: 99).

El estudio efectuado por Tejada y Ruiz (2013) sobre el proceso de adquisición de competencias profesionales de los docentes en formación, recalca el importante papel que el Prácticum tiene en dicho proceso, así como en la construcción y desarrollo de la identidad profesional de los propios estudiantes.

La investigación realizada por Medina et al. (2013b), destinada a conocer si la línea de formación práctica aplicada en el Prácticum del Máster de Secundaria contribuía a la capacitación de los futuros profesionales en el dominio de las competencias más relevantes, destaca la importancia que las actividades de aprendizaje, como la planificación e implementación de una unidad didáctica y la realización del diario de aprendizaje, tienen en el avance y desarrollo de las mismas. Estas actividades suponen, por un lado, la conexión entre el inicial desarrollo teórico y posterior aplicación práctica y, en segundo lugar, potencian la capacidad de observación de los estudiantes, sirviéndoles de base para la construcción del conocimiento didáctico y profesional. En la investigación se recalca también, la necesidad de realizar una adecuada selección de centros de prácticas y profesores mentores, acordes a la línea formativa que se quiere desarrollar en los futuros docentes, siendo imprescindible la estrecha colaboración entre universidades e instituciones de prácticas, profundizando en el reconocimiento de esta tarea por parte de la Administración.

De manera más reciente, la investigación efectuada por Bodas et al. (2016), centrada en las competencias docentes adquiridas por los estudiantes del Prácticum del Máster de Secundaria, resalta la importancia que tiene la acción tutorial en todo el proceso de avance, desarrollo y dominio de las mismas.

2. METODOLOGÍA

La investigación realizada se circunscribe a la asignatura del Prácticum II del Máster de Secundaria impartido en la UNED, que como universidad a distancia posee unas características peculiares, tanto en metodología, en acción tutorial como en seguimiento de los estudiantes. La investigación se ha centrado en el Prácticum II, por entender, desde la lógica académica, que es la última etapa en la formación teórico-práctica de los estudiantes, implica más tiempo de permanencia en el centro colaborador y supone la última oportunidad para los futuros docentes de verificar el dominio de las competencias que deberían de haber adquirido y, en caso necesario, consolidar y alcanzar aquellas que tengan pendientes y sean necesarias para el ejercicio efectivo de la futura acción docente.

En base a ello, los objetivos de la presente investigación son:

  • Comprobar la relevancia que el Prácticum II tiene en la consecución y desarrollo de las competencias básicas de la función docente.
  • Determinar la importancia de la doble acción tutorial propia de la UNED (tutor profesional del centro de prácticas y profesor tutor del centro asociado, apoyada por el equipo docente de la sede central) en la formación de los futuros docentes y desarrollo de las competencias básicas.
  • Conocer la adecuación de las actividades de aprendizaje planteadas por el equipo docente de la sede central, como medio eficaz para la formación de los futuros docentes y desarrollo de competencias básicas para el ejercicio de la función docente.

El tipo de investigación planteada es esencialmente descriptiva, si bien, dentro del ámbito de la investigación educativa, se puede definir también como activa, puesto que su finalidad es constatar una realidad con la intención de realizar propuestas de mejora (Río Sadornil, 2005). En su desarrollo se ha utilizado una metodología mixta, que integra la búsqueda y análisis de datos cuantitativos y cualitativos, constituyendo dos fases de un proceso unitario a través de los cuales se puede obtener información relevante para el caso en cuestión (Erickman y Roth, 2006):

El investigador ha de tomar decisiones acerca del peso de los datos obtenidos en el contexto de la indagación y estimar durante las fases de la evaluación su relevancia, así como combinarlos o realizar la triangulación en el marco del estudio, al emplear métodos mezclados cuanti-cualitativos (Ivankova, 2015: 206).

Para la recogida de información, y tras el análisis de diversas fuentes documentales sobre la temática, se ha diseñado de manera específica un cuestionario con el que se pretende recoger información sobre la experiencia práctica adquirida por los estudiantes a través del Prácticum II del Máster de Secundaria de la UNED. Dicho instrumento se estructura en tres bloques:

  • Datos de identificación de los encuestados: intervalo de edad, comunidad autónoma y especialidad.
  • Ítems de investigación, que se responden mediante una escala tipo Likert de 5 grados (1-5), referidos a las vivencias de los estudiantes en relación al profesor tutor del centro asociado, vivencias relativas al tutor profesional del centro de prácticas, valoración de las propias prácticas realizadas en la institución educativa, adecuación de las actividades formativas propuestas por el equipo docente de la sede central (diario de aprendizaje, programación general aula y desarrollo de una unidad didáctica dentro de la tarea propia de cada especialidad) y el grado de consecución y desarrollo de las competencias básicas para la acción docente adquiridas a lo largo del Prácticum II.
  • Valoración del cuestionario por parte de los encuestados.

La construcción del cuestionario se ha realizado tomando como referencia las diversas bases teóricas consultadas y el juicio de expertos, generadores de la validez de contenido, a quienes se les ha consultado por la claridad, coherencia, pertinencia y adecuación de las preguntas del mismo al objeto concreto de estudio. Además, dicho cuestionario cuenta con un bloque final de valoración, donde se pregunta a los encuestados por la claridad, coherencia y adecuación de las preguntas del mismo. Así, la inicial validación de contenido y juicio de expertos ha sido completado mediante la validación reactiva, sirviendo todo ello para la elaboración definitiva del cuestionario utilizado.

La fiabilidad se ha obtenido mediante el Coeficiente Alfa de Cronbach, siendo de 0.902, dato que indica una adecuada fiabilidad y elevado nivel de consistencia interna.

La investigación se ha completado con el análisis de una de las actividades de aprendizaje a realizar por los estudiantes y valorada por parte del equipo docente de la sede central. Concretamente, se ha tomado como referencia el diario de aprendizaje, por entender que es un instrumento a través del cual el estudiante observa, recoge y ordena información relativa a diversos aspectos de la acción docente y, en un segundo lugar, supone un momento de reflexión y contraste entre lo esperado y lo sucedido, tratando de dotar de sentido a los datos recogidos (Bodas et al., 2016). A este respecto, algunos autores sugieren que para la construcción de los saberes es fundamental combinar “la reflexión sobre la experiencia práctica y la reflexión sobre la comprensión teórica de ella” (González Sanmamed, 2015: 307).

La investigación realizada tiene su comienzo en el curso académico 2010-11 y finaliza en el 2015-16. A lo largo de todos estos años se han matriculado en el Prácticum II del Máster de Secundaria un total de 2772 estudiantes. En la investigación en cuestión se han considerado un total de 370 cuestionarios, respondidos de manera on-line por los estudiantes a lo largo de los diferentes cursos académicos que abarca el estudio, estando representadas todas las comunidades autónomas y especialidades formativas impartidas en la UNED (Tabla 2), cuyos datos han sido tratados a través del programa estadístico SPSS 22.0, aplicando técnicas descriptivas. Del mismo modo, entre los cursos académicos 2014-16 se han analizado un total de 12 diarios de aprendizaje de estudiantes matriculados en el centro asociado de la UNED en Sevilla, utilizando el programa AQUAD 6 que posibilita el análisis cualitativo de textos y el establecimiento de categorías (Huber y Gürtler, 2004), atendiendo a las siguientes dimensiones: grado de consecución y desarrollo de las competencias básicas para la acción docente, adecuación de las actividades formativas planteadas por el equipo docente de la sede central y vivencias relativas a la doble acción tutorial propia de la UNED. Por todo ello, y tomando como referencia las aportaciones de Morales Vallejo (2012), quien indica que para una población de 2500 sujetos será suficiente una muestra de 333 (con un nivel de confianza del 95%), se puede afirmar que la muestra utilizada es suficientemente representativa para determinar la importancia que el Prácticum II del Máster de Secundaria de la UNED tiene en la consecución y desarrollo de las competencias básicas para la función docente en estas etapas educativas.

Tabla 2. Muestra participante en la investigación

Edad

Entre 20-25 años

23%

Entre 26-35 años

48,4%

Entre 36 y 45 años

22,7%

Más de 45 años

5,9%

Comunidad Autónoma

Andalucía

3,8%

Aragón

7,6%

Islas Canarias

4,3%

Castilla y León

5,9%

Cantabria

1,6%

Castilla La Mancha

3,2%

Cataluña

7,3%

Ceuta y Melilla

1%

Madrid

22,7%

Navarra

3,8%

Comunidad Valenciana

3,8%

Extranjero

2,2%

Galicia

9,7%

Islas Baleares

5,9%

La Rioja

2,7%

País Vasco

3,8%

Asturias

3,2%

Región de Murcia

5,9%

Especialidad

Administración y Dir. de empresas

7%

Educación Física

1,1%

Filosofía

4,3%

Física y Química

12,4%

Form. y Orientación Laboral

7,6%

Francés

3%

Geografía e Historia

11,9%

Griego

1,1%

Informática

3,8%

Inglés

11,9%

Intervención Sociocomunitaria

11,4%

Latín

3,2%

Lengua y Literatura Castellana

7,3%

Matemáticas

6,5%

Tecnología

7,6%

3. RESULTADOS

El análisis de los cuestionarios ha aportado datos relevantes para la investigación en cuestión. En relación a las vivencias de los estudiantes del Prácticum II del Máster de Secundaria de la UNED relativas a la actuación del profesor tutor del centro asociado (Figura 1), los encuestados valoran muy positivamente la fluidez en la comunicación con esta figura (=4,21; SD=1,094), el dominio técnico y capacidad formativa de los profesores tutores (=4,15; SD=1,076) y la facilidad que estos le brindan en el acceso e incorporación a los centros de prácticas (=4,08; SD=1,174). Le sigue en valoración el seguimiento y tutorización general que prestan al alumnado en prácticas (=3,91; SD=1,149), su capacidad de influencia en la valoración final de la asignatura (=3,81; SD=1,064) y acomodación del calendario y horario de atención a las necesidades propias de los estudiantes de una universidad con metodología a distancia (=3,72; SD=1,230). Los encuestados otorgan una menor valoración a la adecuación a las necesidades concretas del alumnado de los seminarios impartidos por los tutores (=3,63; SD=1,216), facilidad para el contacto con los docentes de la sede central (=3,60; SD=1,222), y equilibrio entre aquellos conocimientos teóricos y prácticos aportados por los profesores tutores de los centros asociados y que los estudiantes estiman necesarios para la realización del Prácticum (=3,57; SD=1,233).

Figura 1. Valoración de la actuación del profesor tutor del centro asociado

La valoración que los estudiantes hacen de la actuación del tutor profesional del centro de prácticas es manifiestamente superior a la dada a la figura de profesor tutor del centro asociado (Figura 2): en todos los ítems considerados la media otorgada supera el 4 (en una escala 1-5), y la desviación típica indica mayor unanimidad en las respuestas. Destacar la accesibilidad mostrada por los tutores profesionales de los centros de prácticas (=4,69; SD=0,748), la facilidad proporcionada en el acceso a los diferentes recursos de la institución educativa (=4,64; SD=0,848) y en la participación en la vida del centro e interacción con el resto de docentes (=4,61; SD=0,728). Los encuestados valoran también de manera positiva el dominio técnico y capacidad formativa de estos colaboradores (=4,52; SD=0,878), facilidad para elaborar el plan de prácticas a realizar (=4,50; SD=0,955), la adaptación del calendario y horarios de asistencia al centro (=4,47; SD=0,89), y seguimiento y tutorización general efectuada durante el período de estancia en la institución de prácticas (=4,45; SD=0,959). Siguen en importancia las explicaciones efectuadas por los mentores sobre las tareas a realizar en el centro colaborador (=4,33; SD=1,064), adecuación en la progresión de la dificultad de las tareas encomendadas (=4,32; SD=1,022), y el equilibrio entre los conocimiento teóricos y prácticos aportados por el profesional colaborador y que los estudiantes estiman necesarios para la realización del período de prácticas (=4,15; SD=1,109).

Figura 2. Valoración de la actuación del profesional colaborador del centro de prácticas

Esta estimación positiva realizada por los estudiantes de la actuación general de los tutores profesionales, tiene su continuidad en la valoración efectuada del período de prácticas llevado a cabo en la institución educativa (Figura 3): todos los ítems estimados reciben una media superior a 4 puntos, donde la valoración global del período alcanza un 4,34. Los encuestados destacan que las prácticas realizadas les han posibilitado conocer las funciones y tareas que realiza un profesional en el área concreta de actuación (=4,50; SD=0,722), así como la organización del centro y entorno educativo (=4,44; SD=0,763). Del mismo modo, los estudiantes estiman que el tiempo de prácticas ha sido suficiente (=4,32; SD=0,953) y valoran positivamente el nivel de aprendizaje y experiencia lograda (=4,25; SD=0,790), destacando la amplitud y variedad de los conocimientos adquiridos (=4,24; SD=0,811) y la complementariedad que las prácticas tienen con el proceso formativo previo adquirido en la universidad (=4,24; SD=0,935). Finalmente, los alumnos indican que el período práctico ha cumplido con sus expectativas previas y objetivos previstos (=4,21; SD=0,934).

Figura 3. Valoración de las prácticas realizadas en el centro educativo

En relación al nivel de adquisición de las competencias docentes básicas durante el Prácticum II (Figura 4), los estudiantes opinan que, en mayor medida, han avanzado en la competencia de innovación docente (=3,64; SD=1,692) y evaluación de los procesos de enseñanza-aprendizaje (=3,42; SD=1,612). Le sigue la adquisición de la competencia tecnológica-comunicativa (=3,18; SD=1,572), elaboración y diseño de medios didácticos (=2,90; SD=1,663), planificación metodológica y tutorial (=2,58; SD=1,923) y, en último lugar, la interacción didáctica (=2,58; SD=1,923).

Figura 4. Adquisición de competencias durante el Prácticum II

Finalmente, en lo que atañe a la importancia que el alumnado encuestado da a las diferentes actividades de aprendizaje planteadas como un medio eficaz para el desarrollo de las competencias docentes básicas, la actividad más valorada es el diario de aprendizaje (=4; SD=0,740), seguido de la memoria de prácticas de la especialidad y diseño y aplicación de una unidad didáctica (=2,95; SD=0,703), y la elaboración de la una programación general anual propia de la materia (=2,92; SD=0,813).

El análisis de los diarios de aprendizaje ha permitido evidenciar la importante influencia que, a juicio del alumnado, tiene el Prácticum II para el desarrollo y consolidación de las competencias básicas necesarias para el ejercicio de la función docente en la actual sociedad (mencionado en el 92% de los diarios). Sirva a modo de ejemplo: Durante estas prácticas he aprendido principalmente a planificar la docencia (N. M., curso 2015-16).

Los estudiantes consideran que las actividades de aprendizaje propuestas por el equipo docente de la sede central tienen una gran importancia en el avance de sus competencias y resultan ser adecuadas a tal fin (indicado en el 84% de los diarios). De manera más precisa, en un 92% de los casos, el diario de aprendizaje es una actividad ampliamente valorada como instrumento eficaz de reflexión y relación entre teoría y posterior práctica y actuación docente: Recopilo toda la información de la semana, de las sesiones impartidas, de la actitud del alumnado, de mis propias sensaciones y valoro positivamente mi experiencia de la semana (A.L., curso 2014-15).

Además, en el 84% de los diarios se destaca que el diseño de una programación general y el desarrollo de una unidad didáctica propia de la especialidad (esta última señalada en el 75% de los casos) les ayudan, como futuros docentes, a consolidar las competencias profesionales desde una triple perspectiva: competencias teóricas (saber), operativas (saber hacer) y de interacción (saber ser y estar). Como ejemplo: El desarrollo de la programación por competencias en FP ha sido de gran ayuda en cuanto a alcanzar la competencia relacionada con la construcción de un sistema metodológico integrado, ya que la programación da una visión holística de todos los elementos que se han de tener en cuenta a lo largo del curso académico (L.O., curso 2015-16). La realización de una Planificación General Anual ha sido una experiencia dura pero interesante. Más aún la idea de desarrollar una Unidad Didáctica con una implementación específica en tiempo y forma en el aula (...) Por mucho que te expliquen qué son las competencias, hacer una Programación General Anual y una Unidad Didáctica por primera vez es muy duro. Ninguna asignatura te enseña cómo planificar una clase, o a qué velocidad debes de ir para que los alumnos con menor capacidad o interés no se pierdan, pero los que tienen capacidad y motivación no se aburran y desmotiven. Realmente las prácticas son absolutamente imprescindibles para hacerse una idea real de lo que supone el trabajo de profesor de secundaria, si te gusta o no, si estás preparado o no, etc. Nada de esto se sabe de las asignaturas de teoría (P. M., curso 2015-16).

Finalmente, el análisis de los diarios de aprendizaje evidencia también la gran importancia que en todo el proceso formativo tiene la acción tutorial, tanto del profesor tutor del centro asociado (indicado en el 67% de los diarios) como, especialmente, la del tutor profesional del centro de prácticas (señalado en el 100% de los casos).,Esta última figura tutorial es un recurso clave para facilitar a los estudiantes en prácticas la comprensión de las características del centro, contexto de actuación, legislación y documentos de centro e integración en la dinámica docente, así como un elemento fundamental en el acompañamiento y orientación en esta última etapa formativa previa a la incorporación al mercado laboral (Tabla 3): Además el contacto con la realidad de las guardias del profesorado siempre es un importante referente para la consolidación de la identidad profesional ya que los comentarios en la sala de profesores suelen ser un buen pulso de cómo está el clima en el centro educativo y cuáles son algunos de los temas sobre los que se discute. (...) La importancia de las leyes en la práctica docente me ha sorprendido ya que es un ámbito laboral en el que se citan de manera recurrente diferentes leyes, más que en otros ámbitos laborales en los que he estado envuelto. Al principio pensaba que la formación académica de mi profesor tutor, que es abogado, era el principal motivo de que se citaran de manera continua las leyes pero en el día de hoy, por ejemplo, la mayoría de profesores que se paraban a comentar lo que hacíamos conocían y hablaban con naturalidad tanto de gran cantidad de leyes. (...) Cada día soy más consciente de la importancia del tutor como guía y punto de referencia del alumnado. Tanto a nivel académico y personal como en el caso de la Formación profesional en la transición del ámbito académico al profesional (L.O., curso 2015-16).

Tabla 3. Categorías obtenidas en los diarios referidas al tutor profesional del centro de prácticas

Categorías

Nº de menciones

%

Contexto de actuación

11

92

Dinámica docente

11

92

Centro educativo

10

84

Figura orientadora

10

84

Legislación y documentos de centro

9

75

4. DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES

Los resultados obtenidos en la investigación efectuada evidencian la relevancia que tiene el Prácticum II del Máster de Secundaria desarrollado en la UNED, en base a su modelo de doble acción tutorial coordinado por el equipo docente de la sede central propio de una universidad a distancia y de las actividades de aprendizaje planteadas, en el desarrollo de las competencias básicas de la función docente. Este avance ha sido sumamente amplio en el dominio de la innovación docente, evaluación del proceso de enseñanza-aprendizaje y competencia tecnológica-comunicativa. Si bien, se ha producido un menor desarrollo en la elaboración y diseño de medios didácticos, en la competencia de planificación metodológica y tutorial y, sobre todo, en el dominio y avance en la interacción didáctica.

En su conjunto, la doble acción tutorial del profesor tutor del centro asociado y tutor profesional del centro de prácticas, supervisada por el equipo docente de la sede central, es ampliamente valorada por los estudiantes del Prácticum II como un recurso eficaz para la adquisición y desarrollo de sus aprendizajes como futuros docentes. No obstante, analizados estos recursos de manera independiente, la mayor valoración, como elemento nuclear para el aprendizaje y avance en las competencias básicas, recae en la figura del tutor profesional del centro de prácticas y, por ende, en el propio período de permanencia en la institución educativa en cuestión.

Los estudiantes resaltan la accesibilidad y disponibilidad mostrada por el tutor profesional del centro de prácticas, así como la facilidad que esta figura le ha dado para acceder y comprender los diferentes documentos, recursos del centro y contexto de actuación. Cabe destacar también, el importante papel que éste ha tenido para la integración en la dinámica docente de los estudiantes y su participación activa en la vida general del centro educativo. Por tanto, se puede afirmar que los tutores profesionales desarrollan de manera óptima las funciones de carácter pedagógico y psicológico indicadas por Martínez y Raposo (2011b), y que deben ser inherentes a su figura y papel vital que éstos tienen en el proceso formativo de los futuros docentes. Igualmente, procede señalar la flexibilidad de calendario y horario ofrecida por estos profesionales, en respuesta a las características personales propias de los estudiantes de la UNED, el seguimiento y tutorización general del período de prácticas, así como las explicaciones y recomendaciones efectuadas sobre las tareas a realizar y progresión en la dificultad de las mismas. Si bien, aunque es también ampliamente valorada, en último término se sitúa el equilibrio entre conocimientos teóricos y prácticos aportados por el tutor profesional del centro educativo.

Con todo ello, el tiempo de estancia en la institución de prácticas de los estudiantes que están cursando el Prácticum II parece suficiente, puesto que les ha permitido avanzar en el dominio de las competencias básicas para la acción educativa, conocer las funciones y tareas propias del docente de la especialidad concreta y la organización general del centro educativo, cumpliendo, en términos generales, este período formativo con las expectativas previas que los alumnos tenían depositadas en el mismo.

Por otro lado, aun siendo considerada de manera positiva la labor tutorial de los profesores tutores de los diversos centros asociados que configuran la red de la UNED, es susceptible de ser revisada en aras de su mejora. En todo caso, los estudiantes destacan la fluidez y calidez en la comunicación con el profesor tutor, su capacidad formativa, aspecto de gran importancia según lo señalado por Tejada y Ruiz (2013), y las facilidades ofrecidas en la búsqueda e incorporación del alumnado a los centros de prácticas. No obstante, es necesario reflexionar sobre la adecuación de los horarios de tutorías a las características y necesidades concretas de los estudiantes, buscando, en su caso, medidas de atención alternativas que faciliten un espacio y un tiempo de reflexión supervisada (Tejada y Ruiz, 2013). Es igualmente indispensable, analizar la adecuación y pertinencia de los seminarios impartidos a las necesidades concretas del alumnado, así como, al igual que sucede en el caso del profesional colaborador, valorar el equilibrio entre los conocimientos teóricos y prácticos aportados.

Del mismo modo, se hace imprescindible revisar la accesibilidad que los alumnos en prácticas tienen al equipo docente de la sede central, de manera que el contacto sea más fluido, dinámico y provechoso.

Por lo que se refiere a la adecuación de las actividades de aprendizaje planteadas como un medio eficaz para el avance en las competencias básicas, es de destacar la alta consideración que tiene el diario de aprendizaje; tarea necesaria para la comprensión de la realidad educativa y la reflexión y relación entre teoría y práctica docente (Corral y Cacheiro, 2016; González Sanmamed, 2015; Rodríguez Marcos, 2002). La reflexión del estudiante sobre sus prácticas le servirá para diferenciar la práctica de las prácticas, así como para construir conocimientos pedagógicos, mejorar su actuación y aportar otras ideas transformadoras del acto didáctico. Siguiendo a Shön (1998) habrá que profundizar más en los niveles de la reflexión del estudiante en las prácticas: ¿cuál y cómo es el conocimiento generado durante la actividad?; ¿cómo se produce la reflexión sobre el conocimiento?; y ¿cómo y cuándo se debe reflexionar sobre el conocimiento generado tras la primera reflexión?

Son también valoradas positivamente el desarrollo y aplicación de una unidad didáctica propia de la especialidad, así como el diseño de una programación general anual, facilitando todas esas tareas el dominio y consolidación de las competencias desde la perspectiva teórica, operativa y de interacción.

En síntesis, la doble acción tutorial de la UNED coordinada desde el equipo docente de la sede central, así como las actividades de aprendizaje propuestas, especialmente el diario, aplicación de una unidad didáctica y elaboración de la programación general anual, son elementos efectivos para la consecución y avance de las competencias docentes básicas de los estudiantes del Prácticum II del Máster de Secundaria, en línea con las investigaciones previas efectuadas por Bodas et al. (2016) y Medina et al. (2013b). Si bien, en futuras investigaciones es preciso profundizar en los motivos que inciden en un menor desarrollo de la competencia de interacción didáctica.

Además, es necesario revisar el papel de los profesores tutores de los centros asociados, especialmente en lo referido a la adecuación del calendario y horario de atención a los estudiantes, dadas las múltiples casuísticas y circunstancias personales del alumnado propio de la UNED; y, especialmente, reflexionar sobre la idoneidad y eficacia de los seminarios impartidos, puesto que tienen una importancia vital en el proceso formativo de los futuros docentes, según lo señalado en investigaciones previas (Cardona et al., 2011; López Gómez, 2011). Es igualmente esencial, articular mecanismos más eficaces que faciliten la interacción y comunicación fluida entre los estudiantes en prácticas y el equipo docente de la sede central.

Finalmente, es ineludible iniciar una reflexión sobre el equilibrio entre formación teórica previa y experiencia práctica desarrollada en el Prácticum II, siendo preciso establecer una estrecha conexión entre teoría y práctica docente (Sureda-Negre et al., 2016), puesto que éste supone también la "interconexión entre el mundo formativo y el mundo productivo" (Tejada y Ruiz, 2013: 94). Por tanto, como señalan Vaillan y Marcelo (2015), y subrayan Bodas et al. (2016), esta asignatura en un punto clave en el proceso de formación y de socialización laboral de los futuros docentes del siglo XXI.

5. BIBLIOGRAFÍA

Ayuste, A.; Escofest, A.; Obiols, N. y Masgrau, M. (2016). Aprendizaje-servicio y codiseño en la formación de maestros: vías de integración de las experiencias y perspectivas de los estudiantes. Bordón, 68(2), 169-183.

Bodas, E.; González, R. y Martín-Cuadrado, A. M. (2016). La adquisición de las competencias en el Prácticum II del Máster de Formación del Profesorado a través de las actividades de aprendizaje y de la interacción en la tutoría. En J. Bernal (Coord.), XIV Congreso Interuniversitario de Organización de Instituciones Educativas (pp. 417-421). Zaragoza, España: Dpto. de Ciencias de la Educación, Universidad de Zaragoza.

Cardona, J.; Medina, A.; Martín-Cuadrado, A. M. y González, R. (2011). El Prácticum en la formación inicial del docente de secundaria: algunas competencias a desarrollar. En M. Raposo; M. E. Martínez; P. C. Muñoz, A. Pérez y J.C. Otero (Coords.), Evaluación y supervisión del Prácticum: el compromiso con la calidad de las prácticas (pp. 531-542). Santiago de Compostela: Andavira.

Cid, A.; Pérez, A. y Sarmiento, J. A. (2011). La tutoría en el Prácticum: revisión de la literatura. Revista de Educación, 354, 127-154.

Corral, M. J. y Cacheiro, M. L. (2016). Los recursos TIC y el ePortfolio como estrategia para la interacción didáctica en secundaria: estudio de caso. Revista de Humanidades, 28, 115-138.

Domingo Roget, A. (2013). Práctica reflexiva para docentes. Alemania: Publicia.

Domínguez, M. C. y García, P. (Coords.) (2012). Tratamiento didáctico de las competencias básicas. Madrid: Universitas.

Erickan, K. and Roth, W. M. (2006). What good is polarizing research into qualitative and quantitative?. Educational Research, 35(5), 14-23.

García-Vargas, S. M.; González Fernández, R. y Martín-Cuadrado, A. M. (2016). Influencia de las prácticas en el desarrollo de la identidad profesional de los estudiantes de Educación Social. Revista Interuniversitaria de Pedagogía Social, 28, 245-259.

Gento, S. y González, R. (2014). Axiological Basis for a Curriculum Design in Educational Institutions of Quality: A View From Spain. In D. Brook Napier (Ed.), Qualities of Education in a Globalised World (pp. 131-148). The Netherlands: Sense Publishers.

Gento, S.; González, R. y Palomares, A. (2016). Liderazgo educativo y rol del profesor en sociedades inclusivas. En A. Palomares Ruiz (Coord.), Competencias y empoderamiento docente. Propuestas de investigación e innovación educativas (pp. 27-47).  Madrid: Síntesis.

González Sanmamed, M. (2015). El Prácticum en la formación del profesorado de Secundaria. Revista Española de Pedagogía, 261, 301-319.

González, R. y Medina, A. (2017). El desarrollo profesional de los docentes de educación infantil. En A. Medina, A. de la Herrán y M.C. Domínguez (Coords.), Formación de profesorado de frontera. Madrid: UNED. (En prensa).

González-Garzón, M. L. y Laorden Gutiérrez, C. (2012). El Prácticum en la formación inicial de los maestros en las nuevas titulaciones de Educación Infantil y Primaria. El punto de vista de profesores y estudiantes. Pulso: Revista de Educación, 35, 131-154. Recuperado de https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=4118824https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=4118824

Huber, G.L. y Gürtler, L. (2004). Aquad 6: manual del programa para analizar datos cualitativos. Tübingen: Ingeborg Huber Verlag.

Ivankova, N. V. (2015). Mixed Methods Applications in Action Research. Thousand Oaks , California: SAGE Publications.

López Gómez, E. (2011). Propuestas para la formación inicial del profesorado de educación secundaria en España. Revista Perspectiva Educacional, 51(1), 87-108.

López Gómez, E. (2016). En torno al concepto de competencia: un análisis de fuentes. Profesorado: Revista de currículum y formación del profesorado, 20(1), 311-322. Recuperado de http://recyt.fecyt.es/index.php/profesorado/article/view/49881http://recyt.fecyt.es/index.php/profesorado/article/view/49881

López Rupérez, F. (2015). “MIR educativo” y profesión docente. Un enfoque integrado. Revista Española de Pedagogía, 261, 283-299.

Martínez, E. y Raposo, M. (2011a). Modelo tutorial implícito en el Prácticum: una aproximación desde la óptica de los tutores. Revista de Docencia Universitaria, 9(2), 97-118.

Martínez, E. y Raposo, M. (2011b). Funciones generales de la tutoría en el Prácticum: entre la realidad y el deseo en el desempeño de la acción tutorial. Revista de Educación, 354, 155-181.

Medina, A. (Coord.) y Cols. (2013). Formación del profesorado. Actividades innovadoras para el dominio de las competencias docentes. Madrid: Ramón Areces.

Medina, A.; Domínguez, M.C. y Sánchez, C. (2013a). Evaluación de las competencias de los estudiantes: modelos y técnicas para la valoración. Revista de Investigación en Educación, 31(1), 239-256.

Medina, A.; Holgueras, A. I.; Martín-Cuadrado, A. M.; González, R. y Campos, B. (2013b). Análisis de la formación práctica. Base de la iniciación profesional del profesorado de Educación Secundaria. En P. C. Muñoz.; M. Raposo; M. González; M. E. Martínez, M. Zabalza y A. Pérez (Coords.), Un Prácticum para la formación integral de los estudiantes (pp. 1219-1228). Santiago de Compostela: Andavira.

Morales Vallejo, P. (2012). Tamaño necesario de la muestra: ¿Cuántos sujetos necesitamos? Recuperado de http://web.upcomillas.es/personal/peter/investigacion/Tama%F1oMuestra.pdfhttp://web.upcomillas.es/personal/peter/investigacion/Tama%F1oMuestra.pdf

Nelson, D. L. (1990). Adjusting to a new organization: Easing the transition from outsider to insider. Prevention in Human Services, 8(1), 61-86.

Río Sadornil, D. del (2005). Diccionario-Glosario de Metodología de la Investigación Social. Madrid: UNED.

Rodríguez Marcos, A. (Dir.) (2002). Cómo innovar en el Prácticum de Magisterio. Aplicación del portafolio a la enseñanza universitaria. Oviedo: Septem Ediciones.

Santos, M. A. y Lorenzo, M. (2015). La Formación del Profesorado de Educación Secundaria: pensando en la reconstrucción del proyecto universitario. Revista Española de Pedagogía, 261, 263-281.

Shön, D. (1998). El profesional reflexivo: cómo piensan los profesionales cuando actúan. Barcelona: Paidós.

Sureda-Negre, J.; Oliver-Trobat, M.F. y Comas-Forgas, R. (2016). Medidas para la mejora de la formación inicial de los maestros según el profesorado del Departamento de Pedagogía. Bordón, 68(2), 155-168.

Tejada, J. y Ruiz, C. (2013). Significación del Prácticum en la adquisición de competencias profesionales que permiten la transferencia de conocimiento a ámbitos propios de la acción docente. Profesorado: Revista de currículum y formación del profesorado, 17(3), 91-110.

Vaillant, D. y Marcelo, C. (2015). El ABC y D de la formación docente. Madrid: Narcea Ediciones.

Zabalza, M. A. (2013). El Prácticum y la Prácticas en Empresas. Madrid: Narcea Ediciones.